Por: Misa Alejandre

La prestigiosa casa alemana Montblanc, fundada en 1906, presentó a inicios en 2015 una singular colección de relojería inspirada en los viajes realizados por el pionero lusitano de la navegación: Vasco da Gama, aventurero y explorador que trazó la ruta marítima de Portugal a la India, gracias a sus conocimientos en astronomía.

Dos piezas son las que destacan de esta colección: Montblanc Heritage Chronométrie ExoTourbillon Minute Chronograph Vasco da Gama Limited Edition y el Tourbillon Cylindrique Geosphères Vasco da Gama.

Montblanc Heritage Chronométrie ExoTourbillon Minute Chronograph Vasco da Gama Limited Edition

Montblanc Heritage Chronométrie ExoTourbillon Minute Chronograph Vasco da Gama Limited

El primero es una pieza realizada en oro blanco, con manecillas en forma de espada y una carátula salpicada con aventurina que simula el firmamento. La parte posterior deja entrever la maquinaria del reloj, protegida por un cristal de zafiro con un grabado del navío Sao Gabriel, en honor a la embarcación con la que Vasco Da Gama zarpó hacia aguas desconocidas. Sólo 60 piezas de este modelo fueron fabricadas, igual al número de tripulantes que iban a bordo del navío San Gabriel.

Tourbillon Cylindrique Geosphères Vasco da Gama

Tourbillon Cylindrique Geosphères Vasco da Gama

Por su parte, el Tourbillon Cylindrique Geosphères Vasco da Gama, es el “buque insignia” de la colección por sus detalles únicos, fabricado en oro de 18 quilates, cuenta con una triple zona horaria, una “rosa de los vientos” tridimensional que indica la hora de origen de 12 horas y un par de imágenes del globo terráqueo, pintadas a mano y con los contornos en relieve,  que muestra las 24 zonas horarias en los hemisferios Norte y Sur, donde transcurre el paso de los días y las noches. El disco para el Hemisferio Norte gira en el sentido de las manecillas del reloj y su contraparte para el hemisferio Sur, gira en sentido contrario a las manecillas, lo que permite ver al usuario en el transcurso del mismo día, las zonas iluminadas por el sol en los dos mapas y a la vez las zonas donde el sol se va alejando. De esta pieza sólo se hicieron 18 relojes seriados.

Y así, con estos ases bajo la manga, Montblanc inició con el pie derecho el 2015 al saber conjugar historia, tradición, honor y toda la exquisitez de la relojería suiza en piezas únicas y de colección, pues para los que gustan de la relojería, un reloj no es simplemente un instrumento para medir el tiempo, sino una gran historia condensada en la pieza que porta en su muñeca.

Facebook Comments