La vida del ser humano está llena de cambios y en ocasiones adaptarnos a ellos puede ser un proceso muy difícil. El duelo es precisamente un proceso de adaptación que se presenta cuando existe alguna pérdida importante o algún cambio trascendental para nuestra vida.

¿Qué es el duelo? 

Como lo hemos mencionado, el duelo es un proceso natural ante la pérdida de alguna persona, objeto, relación, etc. Por lo general, este proceso está acompañado por reacciones negativas como la tristeza, enojo, sufrimiento, entre otros. A pesar de que el duelo es  un proceso con componentes principalmente psicológicos, el dolor que puede llegar a experimentar la persona se puede reflejar también en componentes físicos.

Se piensa que la duración del duelo es proporcional a la dimensión y significado de la pérdida o cambio. Esta es una de las razones que  explica por qué cada uno de nosotros vivimos de forma distinta un duelo, pues un mismo evento puede tener un significado diferente para 2 personas distintas. Pensemos en la muerte de algún familiar, probablemente los familiares más afectados sean aquellos que tuvieron un mayor acercamiento con la persona,  a diferencia de aquellos que a penas y convivían con él/ella. En este ejemplo, el evento es el mismo “una familia que pierde un miembro” pero que tiene un significado diferente para cada uno, por lo tanto, una forma distinta de vivir el duelo.

dolor_PortaVox

Etapas del duelo

Las etapas del duelo varían según el autor que las clasifique, sin embargo, una de las  más completas y utilizadas es la de Klüber- Ross.

  1. Negación, en esta etapa no aceptamos y nos negamos a nosotros mismos que ha ocurrido un cambio o que hemos sufrido una pérdida.
  2. Ira, en esta etapa nos sentimos enojados por no “haber echo más”. Es un sentimiento de ira que surge porque pensamos que pudimos evitar ese cambio.
  3. Negociación, en esta etapa buscamos negociar con nosotros mismos, tratamos de entender las cosas negativas y positivas que son resultado de ese cambio, buscamos una solución.
  4. Dolor, en esta etapa experimentamos sentimientos como tristeza. Estos episodios de tristeza deberían ir disminuyendo hasta desaparecer completamente.
  5. Aceptación, en esta etapa asumimos que ese cambio o pérdida eran inevitables, es decir lo “aceptamos” y en muchas ocasiones esta etapa va acompañada de algún tipo de  aprendizaje.

¿Qué sentimos cuándo vivimos un duelo?

Cuando hablamos de duelo lo primero en lo que pensamos es  tristeza, dolor, enojo, confusión, ira y un sin fin de sentimientos. Pero debes saber que en ocasiones el duelo puede llegar más allá de este tipo de emociones y sentimientos. Existen muchos casos en que el dolor emocional va acompañado de otras alteraciones en nuestro comportamiento, por ejemplo:

  • Cambios en nuestro dormir, podemos tener dificultad para dormir o por el contrario sentir la necesidad de dormir mucho tiempo.
  • Cambios en la alimentación, podemos perder el apetito o tener un hambre excesiva.
  • Dificultad para concentrarnos o disfrutar de alguna situación.
  • Incluso hay personas que se vuelven más susceptibles a sufrir enfermedades porque tienen sus defensas bajas.

    Tristeza_PortaVox

¿Cuáles son algunas razones que pueden desencadenar un duelo?

Hemos hablado de pérdidas y cambios en general, ahora haremos un listado con alguna situaciones específicas que pueden ser motivo para vivir un duelo.

  • La pérdida o muerte de algún familiar, amigo, pareja o cualquier ser querido.
  • El término de una relación afectiva importante, como el fin de un noviazgo, matrimonio o de una amistad.
  • La separación  de nuestros padres.
  • Cambiar de casa, colonia o país.
  • La pérdida de trabajo.
  • La pérdida de alguna parte de nuestro cuerpo.
  • Enterarnos que sufrimos alguna enfermedad grave.

Estas son sólo algunas de las muchas razones que existen para que vivamos un duelo, enlistar todas la posibles causas sería una tarea casi imposible, pero estas son las más “comunes”.

Debemos tener bien claro que vivir un duelo no está mal, es un proceso natural y aunque evidentemente no quisiéramos pasar por él, ¿pues a quién le gusta experimentar dolor?, es necesario para asimilar y comprender los cambios y pérdidas significativas de nuestra vida y lo más importante es siempre el aprendizaje que podemos obtener de situaciones difíciles.

¡No olvide visitar nuestras redes sociales Facebook y Twitter!

 

 

Facebook Comments