Un día como hoy de 1986, muere Juan Rulfo, escritor jalisciense y uno de los más influyentes escritores mexicanos del siglo XX, autor de grandes obras pero recordado por obras como El Llano en llamas y Pedro Páramo.

Juan Rulfo y sus secretos

 El escritor jalisciense Juan Rulfo reveló la »depresión» que le dejó su estancia en un orfanato y que consideraba «muy mala» su primera novela, durante una entrevista a una televisora española.

Sobre las diferentes versiones del lugar de su nacimiento, Rulfo aclaró que fue en el pueblo de Apulco, perteneciente a San Gabriel. Explicó que como no aparecía en los mapas, se atribuía su origen a la población más grande en la zona, que era Sayula.

Tras la muerte de sus padres, vivió en un orfanatorio en Guadalajara, al que Rulfo describió como una correccional donde había pandillas.

Sobre su estancia, dijo que «lo único que aprendí fue a deprimirme» y que »conseguí un estado depresivo que todavía no se me puede curar».

La primera novela

Destruyó la primera novela que escribió, sobre la Ciudad de México, porque le pareció «muy mala».

Regalaba sus libros

A pesar del éxito en ventas de «El llano en llamas, contó que se sintió frustado cuando las primeras ediciones no se vendían y gran parte de esos ejemplares se distribuyeron porque él los regalaba.

Multi oficios

En Guadalajara y en la Ciudad de México, donde vivió un tiempo, desempeñó trabajos variados.

En la oficina de Inmigración »perseguía extranjeros» ilegales, aunque aseguró que nunca atrapó a ninguno.

Detalló que durante la Segunda Guerra tuvo a su cargo la tripulación de los barcos alemanes e italianos que se refugiaron en puertos de México. Se enviaban a Guadalajara, donde vivían libremente y tenían que pasarles lista a diario.

Los tres libros que todos deben leer de Juan Rulfo son:

Pedro Páramo

El llano en llamas

El gallo de oro

Facebook Comments